Obligado ver esta serie de HBO: In Treatment

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Obligado ver esta serie de HBO: In Treatment

Mensaje  jordytellez el Mar Abr 29, 2008 12:29 am

Articulo bajado de la página: espoiler, un blog de Hernan Casciari

Es hora de hablar de In Treatment
en profundidad. Porque se terminó, porque ayer en casa vimos el último
episodio, y porque hace dos semanas que me muerdo la lengua para no
hacer esta reseña antes de tiempo. Sí, ya es hora. Todos los subtítulos en español están acabados e imagino que ya muchos de ustedes, como nosotros, han pasado tres meses disfrutando como cerdos.

Primero, la novedad. La cadena HBO
puso en el aire durante cuarenta y tres noches, de lunes a viernes y en
horario central, a gente haciendo ficción sentada en sofás. Cada noche
veintitrés minutos de diálogo sereno, y eso con suerte. Porque también
hubo largos silencios... Gente hablando, nada más. Sin exteriores, sin
acción, sin tiros. Ni urgencias médicas ni explosiones ni desnudos ni
besitos. Lo nunca visto, una revolución televisiva absoluta.

Me dirán que ya se hizo algo parecido. Sí, pero nunca diario. Me
dirán que ya está inventada la tira diaria. Sí, pero nunca buena. Lo
bueno y lo diario, en la ficción, no había ocurrido nunca con calidad.

HBO, me parece a mí, enloqueció de repente. Yo creo que alguien dijo: “Si a finales de los ’90 hicimos cine en televisión y funcionó, es hora de que empecemos a hacer teatro”. ¿Y funcionó? Ay, no saben ustedes cuánto.

Discutíamos con mi mujer ayer por la noche, tras el último episodio,
sobre cuál era el gran pilar de la serie. Si eran los actores
(absolutamente descomunales, todos) o si era el guión, que parece
magia. Concluimos en que eran los actores. Un monumento a esa gente,
por el amor de Dios. ¡La chica que hace de Sophie no puede
trabajar así, es indecente! Pero no es sólo ella: uno tras otro, día
tras día, ofrecieron una clase magistral de interpretación.

La historia es sencilla. Tenemos a Paul (Gabriel Byrne), un terapeuta de cincuenta años que recibe un paciente por día, en su casa. Los lunes conocemos a Laura (Melissa George) que de arranque le dice al psicólogo que está enamorada de él. Mala cosa.

Los martes Alex (Blair Underwood) un oficial de la Marina que acaba de volver de Irak, donde mató sin querer a docena y media de chiquitos con un misil.

Los miércoles aparece Sophie (australiana bestial, Mia Wasikowska), una jovencísima gimnasta olímpica que intentó matarse y no sabe bien por qué.

Los jueves hay terapia de pareja: Jack y Amy (Josh Charles y Embeth Davidtz) no pueden decidir si el bebé que esperan es una bendición o un aborto inminente.

Y los viernes es el propio Paul quien visita a la psicóloga Gina (Dianne Wiest,
pónganse de pie), porque él también tiene una vida, claro, tiene una
esposa a la que sospecha adúltera, un par de hijos distantes, y una
paciente enamorada Y ahí se acabó el asunto.

La serie se puede ver de seis maneras. Una es la típica (la forma
horizontal, en gris) y las otras cinco formas (las de color rosa) son
verticales. Aprovecho el cuadro para insertar también las opciones
individuales de descarga y subtitulado:
























































Desde mañana, comenzaré a ver otra vez In Treatment, pero de modo vertical. Empezaré con Laura.
Allí tenemos, sin duda, una serie inglesa de ocho episodios,
independientes de todos los demás. Cada personaje es una temporada, y
la historia, sin duda, cambia. Seguiré con Alex, y así, en
zigzag, completaré las cinco temporadas tácitas. Es, más que ninguna
otra serie de estos tiempos, una obra para volver a ver muchas veces.

Para quienes no hayan comenzado a verla todavía, una recomendación
personal. No se atiborren con seis capítulos la misma noche, no sean
pavotes. Esto no es 30 Rock ni es The Office.
Intenten, si la ansiedad se los permite, ver un episodio al día, y en
un horario similar. Por ejemplo, entre que acaban los informativos de
Gabilondo y empieza El Hormiguero (o la opción que ustedes
prefieran: siempre la publicidad a esa hora es mortal, en cualquier
cadena). Asimilen la información con la distancia que propone el
original. Porque no estamos comiendo patatas fritas: estamos frente a
caviar del bueno.

Ahora intento bajarme de la euforia y dejar algunos datos objetivos, que parezco un nene con escaletrix nuevo.

In Treatment está basada en un formato israelí (BeTipul)
que se emitió con éxito hace tres años, aunque, según me han dicho, con
una calidad actoral y una puesta en escena seiscientas veces más cutre
que las de esta adaptación. El éxito, de todos modos, fue absoluto.

La
idea de apostar por un formato tan arriesgado en Estados Unidos, la
reescritura de los guiones originales y la dirección de la mayoría de
los episodios corrió por parte de Rodrigo García, colombiano de 49 años que, desde hace ocho, ha metido mano a casi todos los éxitos de HBO (Sopranos, Carnivàle, Six Feet Under, Big Love, sigue la lista) y que, además, es el hijo mayor de García Márquez. Algo hay en esos genes; habría que avisarle a los científicos del mundo que se dejen de joder con las ovejas dollys y empiecen a guardar el ADN de todos los García de Bogotá.

Sí, ya sé: volví a la euforia y fracasé con la objetividad. Mala
suerte. Me voy a mirar todo otra vez de atrás para adelante, a ver si
descubro una séptima opción de visionado. Dios quiera.

jordytellez
Admin

Cantidad de envíos : 73
Fecha de inscripción : 24/03/2008

Ver perfil de usuario http://centesimomono.foroespana.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.