Hipofrontalidad y síntomas negativos en esquizofrenia: síntesis del conocimiento neuropsicológico y perspectivas ecológicas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hipofrontalidad y síntomas negativos en esquizofrenia: síntesis del conocimiento neuropsicológico y perspectivas ecológicas

Mensaje  jordytellez el Miér Abr 02, 2008 12:01 am

Los déficits cognitivos en la esquizofrenia han
sido observados con tests neuropsicológicos de funciones ejecutivas,
considerados tradicionalmente sensibles al daño del lóbulo frontal.
Estas alteraciones afectan a las habilidades de planificación, como a
la aptitud de iniciar y regular una conducta dirigida a un objetivo.
Por otra parte, se sospecha que los síntomas negativos de la
esquizofrenia reflejan una disfunción del lóbulo frontal. Basado en una
revisión de un centenar de documentos, el presente artículo analiza las
evidencias anatómicas y neuropsicológicas de una perturbación en el
funcionamiento del lóbulo frontal en pacientes con síntomas
esquizofrénicos negativos. La similitud fenomenológica de algunos
síntomas esquizofrénicos a algunas características clínicas de de
pacientes con lesiones prefrontales inspiró la hipótesis del lóbulo
frontal dañado en el anterior trastorno. Los hallazgos morfológicos de
los estudios de neuroimagen aportaron conclusiones inconsistentes, con
algunos investigadores que no prestaban atención a las diferencias
entre pacientes y sujetos control mientras otros observaban volúmenes
prefrontales reducidos en esquizofrenia. La neuroimagen funcional
mostró una un flujo sanguíneo frontal reducido en relación a la
perfusión cerebral en pacientes con esquizofrenia. Aunque en general la
literatura de neuroimagen provee pruebas fiables de de disfunción
frontal en la esquizofrenia, la magnitud media de la diferencia entre
pacientes y controles saludables es insuficiente para defender la
hipótesis de la disfunción del lóbulo frontal, hasta el volumen
cerebral, metabolismo en reposo o el flujo sanguíneo están
afectados. La única medida que distingue claramente entre las
distribuciones de pacientes y controles es la neuroimagen funcional del
lóbulo frontal mientras los sujetos están realizando una tarea
experimental controlada. Los pacientes esquizofrénicos fracasan al
activar su corteza frontal cuando la tarea lo requiere. El análisis de
las habilidades ejecutivas en relación con la expresión del síntoma
lleva a reconocer el hecho de que la disfunción frontal es una
característica de solamente un sub-síndrome de la esquizofrenia. El
análisis factorial de las características clínicas reveló
consistentemente tres síndromes en la esquizofrenia: desorganización
temporal, síndromes positivos y negativos.
Liddle etiquetó el
síndrome negativo como "pobreza psicomotora" y lo asoció con una
disfunción de las proyecciones neuronales desde la corteza prefrontal
dorsal al tálamo vía estriado, conexiones involucradas en el inicio de
la activación mental. Su hipótesis fue sostenida por el trabajo de
otros grupos de investigación independientes.
Los pacientes con
síntomas negativos, en contraste con el gripo sin sintomatología
negativa, tiende a mostrar una activación neuronal reducida del cortex
frontal a lo largo de la realización de una tarea ejecutiva. Los
pacientes sin síntomas negativos son indistinguibles del grupo control
de sujetos sanos de esa región.
Estudios
neuropsicológicos revelan que la severidad de la pobreza psicomotora
está asociada a procesamiento mental lento y déficits en tareas que
requieren habilidades de planificación. Estas funciones frontales están
identificadas con la selección, el inicio y la monitorización de una
amplia variedad de procesos conductuales. Se hipotetizó que la
disfunción ejecutiva aparecería a través de diferentes patrones a
través de subtipos de síntomas, pero pocos estudios consiguieron
validar esta asunción.

Finalmente, los investigadores hacen un
pequeño esfuerzo para desarrollar conceptualizaciones teóricas de la
no-etiología de los síntomas negativos de la esquizofrenia, a pesar del
creciente corpus de pruebas sobre las similitudes con el síndrome del
lóbulo frontal dorsolateral. Frith propone que bajo los déficits en el
inicio de una acción espontánea subyacen esos fenómenos clínicos, pero
su definición no es suficientemente específica para enfrentarla a la
literatura existente, ni ha sido empíricamente probada. La perturbación
del funcionamiento ejecutivo tiene un impacto perjudicial sobre la
calidad de la vida diaria de los pacientes de esquizofrenia. La
observación indirecta de relatos posteriores para detectar adaptación a
largo plazo, que ha sido correlacionada con la severidad de los
síntomas negativos y, aunque no consistentemente, al déficit ejecutivo
como daño neuropsicológicamente probado. Desafortunadamente, en esta
área de investigación faltan estudios con validez ecológica. La medida
de la disfunción ejecutiva tal como ocurre en el entorno natural del
paciente y la validación de la disociabilidad de los déficits frontales
con respecto a la sintomatología esquizofrénica podría llevar a una
mayor individualización de los planes de tratamiento y aún más, a una
terapia más eficiente.
PMID: 11760690 [PubMed - indexed for MEDLINE]

jordytellez
Admin

Cantidad de envíos : 73
Fecha de inscripción : 24/03/2008

Ver perfil de usuario http://centesimomono.foroespana.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.