Conductas bizarras e idas por tabaco

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Conductas bizarras e idas por tabaco

Mensaje  alvdona el Mar Abr 01, 2008 11:45 pm

Conductas bizarras e idas por tabaco (20-11-2007)

Hay que ver que me leeis la mente. Ultimamente en mis nuevas funciones laborales estoy teniendo muchos choques “eticos” entre la libertad, la psicosis y los limites sociales.

Mis interrogantes empezaron con esta conversación que escuché:

- M. se ha vuelto a fugar
- ¡Que no! Que he ido por tabaco y luego venía
- Como te vuelvas a fugar te mandamos a tu casa

Bueno, venía a ser más o menos así. Hablamos de combatir el estigma en radio y televisión, pero cuando un paciente hace un movimiento de “libertad”, lo convertimos en fuga, y encima le invitamos a que se siga fugando (como así ha sido).

Pero bueno, esto es el funcionamiento más o menos habitual, y no sé si debemos cambiarlo (supongo que sí pero ya veremos). El caso es que este paciente estaba “descompensadillo” y puedo entender que el ir por tabaco se conviertiera en una fuga. ¿Pero y si un paciente que no está descompensado decide emborracharse? ¿Por que en lugar de dormir la mona como hacemos nosotros acaba ingresado en el hospital sin estar descompensado? Y además esto no solo pasa con psicóticos, basta tener cualquier enfermedad mental para que toda transgresión social sea interpretada como un empeoramiento y precise la intervención de un psiquiatra o psicologo (por lo menos para certificar que no tiene nada que ver con la enfermedad)

Una vez me trajeron un chico, psicótico, que habia hecho un “calvo” en una discoteca... y las voces no se lo habian ordenado. Menos mal que le pregunté porque lo habia hecho (y menos mal para él que yo también lo habia hecho en mi juventud y no lo ví como una “conducta bizarra”). Solo lo habia hecho para reirse de unas niñas con sus amigos.

El caso es que no somos capaces de ver a la persona “entera” aunque queramos. La enfermedad mental lo invade todo, y aunque tratamos de devolver la responsabilidad de sus actos al paciente, no somos capaces de aceptar su voluntad. No hay una parte infectada y una parte sana, ni todo está enfermo ni todo está sano. El tiempo, las situaciones, los momentos determinan lo que hace la persona y deberiamos tenerlo en cuenta a la hora de “juzgar”. Y no hablo desde una posición de terapeuta.

Nuestro trabajo consiste en devolver al paciente la libertad perdida por su enfermedad, para que la vuelva a perder dentro de las normas sociales. Como todo el mundo ¿no?

alvdona

Cantidad de envíos : 18
Fecha de inscripción : 25/03/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.